Viajando con Bebés

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Hacer un viaje con niños pequeños puede ser un verdadero quebradero de cabeza incluso para los padres con más experiencia. Si además el medio de transporte que se utiliza es el avión, el miedo, la ansiedad y la frustración pueden convertirse en una obsesión, aunque no tiene porqué.

1. QUÉ LLEVAR

Los bebés no necesitan muchas cosas. Estar con sus padres es lo principal. Aparte de comida, ropa y pañales, nada más. Si ya empieza a coger cosas, a lo mejor algún juguete que le suela gustar. Algunas veces en los aviones regalan alguno, y sino, cualquier objeto es susceptible de convertirse en un entretenimiento: unas llaves, un vaso, un papel, un cojín…

Mejor ser precavida, así que prepara una bolsa con todas las cosas que crees que podrían ser útiles: juguetes, libros favoritos (no muy grandes), algo con un olor familiar, como una manta o su almohada, pañales (es necesario hacer una estimación de la cantidad necesaria, ya que ocupan mucho espacio), toallitas húmedas, ropa para cambiar al bebe, un par de baberos, leche o la comida para bebés con la dosis determinada. Y, por último, mucha paciencia…

2. PROBLEMAS MÁS FRECUENTES Y SOLUCIONES

Si han empezado a caminar y el viaje es largo puede que necesiten pasear un rato por los pasillos, el lavabo, etc. Los viajes extremadamente largos es mejor que se hagan de noche, ya que pueden pasarlos durmiendo la mayor parte del tiempo.

Amamantar al bebé o darle el biberón durante el despegue y el aterrizaje es un buen truco para evitar la presión y la tensión en los oídos. En cualquier caso, llevar un analgésico en el caso de que el malestar pueda ser más grave.

Hay que destacar también que la piel del bebé suele resecarse con el aire acondicionado así que es recomendable llevar crema hidratante y un suero fisiológico para la nariz y los ojos.

3. CONSEJOS PARA LOS PADRES

La mejor manera de ayudar al bebé a estar relajado es estar relajados nosotros también. De hecho si se vive como una aventura es más atractivo para ellos.

No es buena idea hacer que el bebé se canse más, ya que puede llegar al avión «pasado de vueltas» y dificultar aún más que se duerma. Lo más adecuado sería que no tuviera exceso de estímulos ya que el hecho de viajar ya es un cambio en sí mismo.

Si un bebé está acostumbrado a ir en portabebés y en contacto directo con los padres se acostumbrará más fácilmente al avión, ya que normalmente suelen viajar sobre las piernas de los padres (No todas las líneas aéreas ofrecen este servicio de cuna).

Cuando el bebé es pequeño es mejor cambiarlo directamente en el asiento o en una cuna. Hacer esta tarea en el baño de un avión, que es muy pequeño, y con las turbulencias es una experiencia desagradable para ellos.

4. CÓMO COMPORTARSE CON EL RESTO DE PASAJEROS

Es un tema difícil de manejar cuando el bebé está incómodo y haces todo lo posible para calmarlo y no lo consigues. Nadie quiere molestar. También depende de la comprensión que tengan los demás. Un bebé cuando llora no lo hace para fastidiar a nadie o por falta de educación, lo hace porque tiene una necesidad.

Un bebé no puede ser bueno durante un viaje largo, sea este de 5 o 12 horas seguidas. Por tanto hay que armarse de paciencia y intentar captar su atención durante el máximo tiempo posible. Tienes que pensar que dependiendo del estado de ánimo del bebé harás más amigos o enemigos. No te preocupes si el resto de pasajeros te miran mal, lo más importante es que el bebé se sienta cómodo.

Viajar en avión con un bebé es algo que pone nerviosos a la mayoría de los padres, y con buenos motivos.

Tanto los bebés como el viajar en avión pueden ser imprevisibles, y la mayoría de las veces no es una buena combinación. Sin embargo, algo de preparación por adelantado puede ayudar a que su bebé y usted y todas las otras personas que viajan en el avión tengan una mejor experiencia.  

¿A qué edad puede viajar un bebé en un avión?  

Por lo general, no se recomienda que los bebés recién nacidos viajen en avión sin necesidad. Los viajes en avión aumentan el riesgo de que los recién nacidos se contagien de enfermedades infecciosas. Los bebés prematuros, con enfermedades crónicas del corazón o de los pulmones, o con síntomas de enfermedades de las vías respiratorias superiores o inferiores pueden experimentar problemas debidos a los cambios del nivel de oxígeno del aire de la cabina. Los padres de familia deben consultar con el pediatra del niño antes de viajar en avión.   

¿Mi bebé necesita pasaporte para viajar fuera del país?

Sí. Todos los ciudadanos salvadoreños, incluyendo a los bebés necesitan un pasaporte para viajar fuera del país. Los padres o tutores deben solicitar el pasaporte en persona con su bebé en las oficinas de migración). No olvide traer el certificado de nacimiento de su bebé y una foto reciente tomada en los últimos 6 meses. Las fotos para los pasaportes deben tomarse sin nadie más en la foto, cosa que no es fácil hacer con un bebé. Para hacerlo con seguridad si su bebé todavía no se sienta por sí solo, recuestae a su bebé sobre una manta (cobija) blanda blanca para cerciorarse de que la cabeza tiene soporte sin tener que sostener al bebé. Otra opción es cubrir un asiento de seguridad para automóvil con una sábana blanca y tomar la fotografía mientras el bebé está sentado en el asiento. 

¿Alguna otra recomendación para que mi bebé viaje cómodo y contento en el avión? 

Vístalo en capas. La temperatura en un avión puede variar mucho, especialmente si tiene que esperar mucho tiempo en la pista, así que es buena idea vestirlo en capas. Para escoger la ropa, seleccione ropa que pueda facilitar el cambio de pañales en un espacio pequeño. También, empaque un cambio de ropa o dos, en caso de que haya turbulencia cuando está cambiando el pañal o cuando lo está alimentando. Traiga bolsas plásticas para la ropa sucia.  

Prepárese para lidiar con un dolor de oído. Durante el ascenso, después del despegue y durante el descenso antes del aterrizaje, los cambios de presión pueden causar malestar en el oído externo y el oído medio. Si su bebé ha tenido una cirugía del oído o una infección del oído en las dos semanas anteriores al vuelo, pregúntele al médico si puede viajar en avión. Poner al bebé a amamantar o tomar leche del biberón o a succionar en un chupete (chupón) puede ayudar. Si su niño tiene un resfriado o una infección de oído, una dosis de acetaminofén o de ibuprofeno pueden ayudar, consulte con su médico para saber qué cantidad debe darle a su niño.  

Recuerde que es mejor para todos cuando el bebé duerme. En lo posible, trate de viajar durante las horas que su bebé duerme normalmente, o considere saltarse una siesta hasta que sea hora de viajar en el avión. Los retrasos en los vuelos pueden arruinar su plan y su bebé podría decidir gritar en lugar de dormir.

¿Mi bebé debe sentarse en mis piernas durante el vuelo?  

De ser posible, no. La Administración Federal de Aviación (FAA) no requiere boleto para viajar a los niños menores de 2 años, pero esto implica que su bebé debe viajar en su regazo (piernas). Si hay turbulencia o algo peor, usted podría tener dificultades para proteger al bebé en sus brazos. Si usted no compra un boleto para su niño, pídale a la aerolínea donde viaje que le permita usar un asiento vacío. Si la política de la aerolínea le permite hacerlo, evite viajar en los días y las horas de más tráfico para que tenga mayor posibilidad de encontrar un asiento vacío junto al suyo

La manera más segura de viajar para el bebé: La AAP recomienda que la manera más segura para que su bebé viaje en avión es un asiento de seguridad, uno para uso en automóviles aprobado por la FAA o uno que tenga un arnés para avión diseñado para la edad y el tamaño del niño instalado con el cinturón de seguridad del avión. Las sillas elevadoras no deben usarse en los aviones. 

¿Debo traer al avión el asiento de seguridad para automóvil?  ¿Lo cuentan como equipaje? 

Los asientos de seguridad para automóvil, las sillas elevadoras y los cochecitos por lo general no cuentan como equipaje, pero las políticas de las aerolíneas varían; averigüe con su aerolínea antes de viajar. En la mayoría de los casos se pueden facturar en la puerta de salida, donde hay menos riesgo de daño y sin costo. Si su bebé tiene un asiento individual asignado, traiga su asiento de seguridad.  .

¿Podré pasar fórmula líquida o leche materna extraída por el puesto de seguridad?

Sí, pero tiene que cumplir las reglas para llevar cantidades razonables. Esto significa que usted está exento de la regla del   3-1-1 (en inglés) que no permite llevar líquidos de más de 3,4 oz. en una bolsa de un cuarto de galón (1 litro) y una bolsa por pasajero.  

Empaque la fórmula, la leche materna extraída o el agua para mezclar el polvo por separado y esté preparado para comunicar al agente de TSA lo que lleva. Usted les puede pedir que no los pasen por la máquina de rayos X (aunque esto no debe causar problemas de salud). Visite el sitio web de la TSA para más información.

Trate de cambiar los pañales justo antes de abordar. Un bebé seco es un bebé feliz. Afortunadamente, cuando tenga que cambiarle el pañal al bebé en pleno vuelo, muchos  aviones disponen de cambiadores en sus baños. Si el avión donde viaja no tiene uno, pregúntele al asistente de vuelo si hay algún lugar en el piso donde pueda poner su cambiador de pañal. Algunos padres recurren a cambiar el pañal encima de la tapa cerrada del inodoro. Si lo intenta, cerciórese de sostener a su bebé con una mano siempre y tenga disponible un cambiador desechable. Planee en caso de demoras, y empaque suministros adicionales.  

Traiga cosas para distraer. Empaque algunos juguetes y libros, y esté listo para jugar con su bebé todo el tiempo. Una tableta con videos puede ser un buen refuerzo si los juguetes o los libros dejan de interesarle (no recomendamos que use dispositivos mediáticos para distraer a los niños menores de 2 años, pero situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas).  

No permita que las miradas de desaprobación (odio) lo hagan sentir mal. A pesar de todos sus esfuerzos para estar preparado, los bebés a veces lloran.  Usted hizo todo lo que pudo y sigue haciendo lo mejor que puede. Cuando esto sucede, una de las mejores cosas que puede hacer para calmar a su bebé es que usted permanezca calmado. Y recuerde que por cada persona que lo mira con desaprobación, hay muchas otras más que han pasado por lo que usted está pasando y le expresarán solidaridad.  

Pida ayuda. Haga arreglos con su aerolínea para que le ayuden si necesita hacer una conexión con otro vuelo. No es fácil cargar un asiento de seguridad, su bebé y el equipaje por un aeropuerto congestionado.